Instrucciones para no caer en la tentación

Caer en la tentación es una cosas más ridículas que pueden sucederle a uno. Para evitarlo, hay que trabajar bien los reflejos cinestésicos y el sentido del equilibrio. Apoyar bien los pies contra el suelo. Mantener una posición erguida, firme pero también elástica. ¡Liberaos de esas rigideces! Se empieza desplazando el peso del cuerpo hacia adelante, sobre el tercio anterior del pie. Así, poco a poco. Sin brusquedad. Parece difícil, pero con la práctica va cogiéndose soltura. En esta primera fase, podéis usar diferentes puntos de apoyo: cuerdas, balancines, o un patín. También está permitido sujetarse a la pared, en caso de necesidad. O ir gateando. Es una opción poco elegante, no muy digna, pero la cuestión, siempre, es evitar caer. Caer en la tentación. Si al final uno tiene un traspiés, si a pesar de todo el empeño resbala y se da de bruces, recomiendo levantarse rápidamente. Y hacer como si nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s