Refugio

Les llamamos refugiados, pero son ellos los que no tienen refugio. Los que huyen del horror, de lo insoportable, los que con sus cuatro bártulos cruzan mares y atraviesan a pie las fronteras esperando eso, encontrar un refugio. Un refugio como el que tenemos nosotros. Por muy mal que nos vaya, un techo nos cobija. Si llega el frío, nos arropamos bajo la manta. Si nos pica el hambre, algo encontramos que llevarnos a la boca. Ellos van con lo puesto. Han dejado atrás sus vidas. Empiezan de cero, son los menos refugiados del mundo. Este es solo uno de los sinsentidos de toda esta crisis. Una de sus muchas trampas. Hay otra más grave, que me averguenza. Podría decirse que Europa, ahora mismo, Europa y no solo el Daesh, representa un peligro para los valores de la civilización occidental.

Warschau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s