Lapsus

La mayoría de los hechos que nos pasan y de las relaciones que entablamos se dan a un nivel tan bajo de entidad y significación que carecen casi de sustancia. Apenas dejan un rastro de nerviosismo o la huella enojosa del agotamiento. Necesitamos distinguir, concretar, asimilar, volverlo todo del revés. Pero la vida es un lapsus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s