Centro

Nos juzgamos en gran medida por cómo nos juzgan los demás, y buscamos el aplauso de los que se mueven, como nosotros, según sus propios prejuicios y su cambiante escala de valores. La humildad, la sencillez y el gesto de tímida reserva parecen quedar a la sombra de la vanidad y el engreimiento. Uno ha de saber venderse. Sin embargo, poco bueno podremos hacer si no estamos en el centro de nuestras aptitudes y cualidades, en el meollo de nuestros recursos, sino girando y entrechocando unos con otros en la órbita de lo que aparentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s