Drogas

¡Cuánto mal han hecho las drogas! No se insistirá nunca lo suficiente. Lo que empieza como curiosidad o distracción puede tener fatales consecuencias. Uno puede hacerse una noche un pico, así por probar, y parece la cosa más inocente del mundo. Medio kilo de heroína por la vena, una noche loca. Vale. No pasa nada. Pero después sigue uno metiéndose cinco rayas de cocaína, a zamparse pastillas de éxtasis en la disco o probando las setas alucinógenas. Es un descenso a los infiernos. Al final, puede acabar pimplándose tres cubatas o, peor, quedando para tomar una cervecilla con los amigos. He visto incluso a gente depravada, hundida y sin salvación, verdaderos fantasmas que eran capaces de dejarlo todo por salir del bar y liarse un piti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s