Decepción

Que los Reyes eran los padres lo descubrí bien pronto y nunca me traumatizó lo más mínimo. Si acaso, sufría por mis padres, empeñados en conservar las apariencias y mantener de un modo delirante la engañifa. Cuando, muchos años después, viajé a Londres y no me topé con ningún inglés espigado e imperturbable, de los de bombín, traje y paraguas, cuando tras dar vueltas y más vueltas por la City no di con ninguno de aquellos personajes que de niño poblaron mi imaginación sí que me sentí abatido y sin energías, sombrío, roto, como molido a palos. Algo se perdió entonces para siempre. Pan Tau, Phileas Fogg o Reginald Perrin (seres queridos, compañías inimitables) se me evaporaron en un pasado mítico, de inocencia, que no regresaría jamás. Fue tan grande el desengaño, tan profunda la decepción (¡ya ni siquiera había bruma sobre el Támesis!) que desde aquel momento una sensación triste de orfandad me persigue, como una sombra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s