Situaciones

Muchas situaciones cotidianas me dejan en un estado ambiguo, equívoco, del que no sé si salir llorando o tronchándome de risa. Espero a ver cómo reacciona la gente a mi alrededor: están todos tan panchos. Advierto entonces que no hay motivos para las lágrimas ni para la hilaridad, por mucho que a mí todo me parezca cómico, triste, de un ridículo sonrojante teñido de inutilidad y amargura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s